Relatos salvajes

RelSalvPTítulo original: Relatos salvajes
Duración: 1hr 57mins
País: 
Argentina
Año: 2014
Director: Damián Szifrón
Guión: Damián Szifrón
Reparto: María MarullDarío GrandinettiJulieta ZylberbergCésar BordónRita CorteseLeonardo SbaragliaWalter DonadoRicardo DarínNancy Dupláa, Óscar MartínezOsmar NúñezGermán de SilvaDiego VelázquezMaría OnettoAlan DaiczÉrica RivasDiego GentileMarcelo PozziMargarita Molfino
Género: Comedia negra.

Mi puntuación:  9 / 10
.

Trailer en español:

¿Qué sería capaz de hacer una persona normal y corriente llevada al límite más extremo de su paciencia? A esa pregunta parecen responder los seis Relatos salvajes que nos muestra el director y escritor Damián Szifrón (autor del filme Tiempo de valientes y de las series argentinas Los simuladores y Hermanos & detectives) en su nueva y taquillera película, producida por los hermanos Almodóvar y que será la representante de Argentina en la lucha por el Oscar al mejor largometraje de habla no inglesa de este año.

En ella podremos ver, entre muchas otras cosas, aviones peligrosamente pilotados, cocineras con instintos homicidas, la pelea más surrealista que jamás he visto en una película (transcurre dentro de un coche), lo peligroso que puede ser un ingeniero cabreado, tipos intentando sacar tajada sin escrúpulo alguno de un accidente de tráfico con víctimas mortales y novias más peligrosas y vengativas que la propia Beatrixx Kido, la protagonista de Kill Bill. Casi nada.

Todo ello en el transcurso de seis breves historias que no tienen conexión alguna entre sí pero que vienen a responder a esa pregunta que escribí al principio, mostrando que cuando una persona está fuera de sus casillas, totalmente desesperada y/o en busca de venganza puede ser mucho más peligrosa e impredecible que cualquier fiera salvaje, independientemente de si es hombre o mujer, rico o pobre, calmado o agresivo por naturaleza, o de si la causa de su cabreo es realmente importante y prolongada en el tiempo o tan solo una simple nimiedad sacada de quicio. Por supuesto, todas las situaciones que veremos en la película son absolutamente exageradas, y por eso mismo es más fácil tomárselas a broma (pesada o incluso cruel, pero broma al fin y al cabo).

Porque esa es la principal baza de la película: el humor. Un humor negro, violento, dañino e irónico (“políticamente incorrecto”, dirían algunos), en muchos casos inteligente aunque en otros se trate de simples gags y en ocasiones roce el absurdo o el surrealismo. Pero que, sea de una forma u otra, acierta en el 99% de las ocasiones gracias al ingenio con el que Szifrón ha escrito el guión. Las numerosas carcajadas del público (por cierto, de una edad media digamos “bastante avanzada”, lo que deja claro que a la gente mayor le puede hacer tanta gracia este tipo de humor salvaje como a cualquier joven, en contra de lo que suelen decir los tópicos) durante todo el metraje corroboran ese talento que muestra el autor argentino para sacar comicidad hasta de las situaciones más trágicas, serias y controvertidas.

Las risas que provoca la película también esconden, por qué no reconocerlo, cierta satisfacción al ver situaciones con las que casi todos habremos fantaseado (a menor escala, supongo) en algún momento de nuestra vida en el que nos hemos sentido pisoteados, humillados, ignorados o tratados injustamente sin merecerlo. Diría que en el fondo el filme lo que pretende reflejar es que los humanos tenemos los mismos “bajos instintos” que cualquier otro animal (de ahí el título), pero que debido a la educación, la cultura o la vida social los reprimimos de forma natural, por fortuna (o por desgracia, según se mire… bueno, esto lo digo de coña… o no). Aunque en una sociedad cada vez más estresada como lo es la nuestra, puede que esto cambie y terminemos “asilvestrándonos” de nuevo.

En su amplísimo reparto encontramos algunos de los rostros más conocidos del cine argentino actual (Ricardo Darín, Leo Sbaraglia, Darío Grandinetti), aunque todos los intérpretes lo hacen a la perfección y dan lo mejor de sí logrando que las situaciones desternillantes que propone el guión funcionen como un reloj. La música compuesta por Gustavo Santaolalla es tan acertada y poco efectista como es habitual en él, y algunas de las otras canciones que suenan en la película más allá de sus composiciones están colocadas con tino para aumentar la comicidad de ciertas escenas (como, por ejemplo, en la ya mencionada “discusión” en un coche entre los personajes de Sbaraglia y Walter Donado), así que la banda sonora difícilmente podría haber sido más adecuada.

Además, a pesar de estar formada por seis relatos que no tienen nexo argumental entre sí, no he notado ningún altibajo en el ritmo del filme ni ningún momento en el que se tornase más aburrido o menos ingenioso y divertido. Salvo quizás en la última historia, la que transcurre durante una boda, que me ha parecido un pelín larga y un tanto mal rematada aunque, por otra parte, en ella presenciamos algunos de los momentos más rocambolescos e hilarantes de toda la cinta de la mano de una Érica Rivas desatada y en estado de gracia (su «¡Filmame esto, Néstor!» quedará para la posteridad, de hecho ya tiene hasta página propia en Facebook). Es el único pequeño pero que le puedo poner a la película porque en todos los demás aspectos me ha parecido soberbia. Con lo que me gustan a mí este tipo de comedias a priori repletas de humor negro iba con esperanzas de pasar un gran rato en el cine, pero ha superado con creces mis expectativas. Por tanto, y aunque hemos entrado en una época del año en la que por fin empieza a haber opciones más que interesantes en la cartelera (de algunas como La isla mínima, BoyhoodEl niño o Perdida ya he escrito aquí, pero hay más que aún no he visto y que tienen una pinta excelente, como Magical girl, y otras cuantas que están por llegar), os recomiendo a tod@s que la veáis en cuanto podáis porque os lo pasaréis en grande con ella. Salvo que solo os guste el humor más blanco, fino y amable… y aun así yo creo que alguna carcajada también soltaríais con esta.

¿Cuando un veneno está vencido… es más o menos dañino?

.

(vencido = caducado, por si algún despistado no lo entiende… que en el cine hubo quien lo preguntó)

6 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.