Gravity

GravityPost.

Título original: Gravity
Duración: 1 hr 30 mins
País: Estados Unidos
Año: 2013
Director: Alfonso Cuarón
Guión: Alfonso Cuarón, Jonás Cuarón
Reparto: Sandra Bullock, George Clooney
Género: Drama. Ciencia-ficción.

Web oficial: http://gravitymovie.warnerbros.com/

Cartelera y entradas: en este enlace de Sensacine

Mi puntuación:   8 / 10
.

.

Trailer subtitulado en español:

Ha habido que esperar más de nueve meses para que empiecen a llegarnos producciones de este año que sean realmente recomendables ya que, salvo la comentada Antes del anochecer, el nivel era más bien flojo hasta ahora. Pero en menos de una semana se han estrenado en nuestro país dos películas que creo que pueden optar seriamente a estar en el Top 10 del año, además de tener posibilidades de colarse en varias nominaciones a los premios más importantes. Me refiero a la desasogante e intensa Prisoners (me gustaría escribir una entrada sobre ella, pero como probablemente no voy a tener tiempo para hacerlo, aprovecho ésta para recomendarla porque, sin ser perfecta, creo que es uno de los mejores y más turbios thrillers de los últimos años, que además da para debatir largo y tendido sobre las consecuencias que tiene el tomarte la justicia por tu mano cuando la justicia «real» no funciona), y a la que voy a comentar a continuación, Gravity.

El nuevo largometraje del mexicano Alfonso Cuarón nos presenta la grave situación a la que han de enfrentarse dos astronautas que, durante los trabajos de reparación de un satélite espacial, son alcanzados por los restos de otro satélite espía que acaba de ser destruido por un misil ruso. Este accidente les dejará flotando a la deriva en el espacio, sin apenas oxígeno y con todas las máquinas y naves que se encuentran más o menos cerca de ellos seriamente dañadas, además de hacerles perder todo contacto con la Tierra. Su único objetivo a partir de ese momento será regresar a nuestro planeta como sea.

Con semejante argumento está claro que lo que vamos a ver durante una hora y media es ni más ni menos que una agonizante lucha por la supervivencia. Hay quien, por ello, ha tachado a la película de aburrida o ha criticado la simpleza del guión escrito por el propio Cuarón y su hijo Jonás, algo que me parece incomprensible. ¿Qué esperaban ver cuándo entraron al cine, o qué querían que sucediera además de lo que se nos muestra? La película da lo que promete en todo momento, así que si alguien se ha sentido decepcionado por su trama creo que es problema suyo, no del guión.

Digo que da lo que promete, aunque realmente puede que dé incluso un poco más. Porque el espectáculo visual que nos ofrece podría ser esperable, pero raya a un nivel pocas veces visto en una pantalla de cine. Esas panorámicas de la Tierra vistas desde el espacio son realmente hermosas (las de la puesta de sol son sublimes) y el trabajo que han realizado con los ordenadores para recrearlas difícilmente podría haber sido más realista (de hecho, un periodista mexicano llegó a preguntar en una rueda de prensa al director que si había sido difícil rodar la película en el espacio; no sé si fue alguna broma televisiva o realmente era una pregunta seria, pero la cara que se le quedó a Cuarón tras oírla fue todo un poema).

Técnicamente es majestuosa, brillante y detallista, y los movimientos de cámara ayudan a exponer el nerviosismo que viven los protagonistas y lo incontrolable que es la situación por la que están pasando. Y eso que, dada mi aversión a ver las películas dobladas (reconozco que quizás soy demasiado radical con este tema) la he visto en 2D. Según dicen los que han podido disfrutarla en 3D, éste es uno de los pocos casos en los que es realmente recomendable verla así. Seguro que tienen razón porque la sensación de estar «flotando» como los protagonistas se acentuará bastante viéndola de esa forma, pero tampoco me parece que sea imprescindible como he llegado a leer en varios sitios porque en la versión 2D esa impresión de movimiento también se «nota». No olvidemos que hasta hace bien poco esto del 3D apenas se había utilizado en el cine y aún así los espectadores siempre hemos sido capaces de percibir la profundidad de las imágenes o de recrearla en nuestras mentes.

Aparte de su espectáculo visual y técnico, el filme destaca por su capacidad de generar agobio, tensión e incomodidad al público durante casi todo el metraje, como si también nosotros estuviéramos allí arriba sufriendo y sin control alguno de la situación. La excelente banda sonora compuesta por el británico Steven Price contribuye en gran medida a ello y logra acelerarnos sobremanera el pulso en los momentos clave. Pero también es fantástica la forma en que está represantado el inquietante silencio del espacio, cuando tan solo oímos la respiración o los movimientos de los astronautas y sus herramientas. Las (pocas) situaciones de calma aparecen en el instante preciso, y apenas hay escenas que parezcan sobrar o estar metidas con calzador para forzar los acontecimientos (quizás, y siendo muy exigente, solo me haya sobrado una secuencia onírica que vemos en el tercio final de la película). Probablemente, los que entiendan de aeronáutica serán capaces de detectar fallos o cosas que no se correspondan con la realidad, pero para los que no tenemos ni idea de esos temas (supongo que seremos mayoría) todo parece encajar y tener sentido.

Y, por supuesto, los dos protagonistas también tienen gran culpa de que todo funcione tan bien, especialmente Sandra Bullock. Su actuación es un impresionante «tour de force» en el que logra transmitir la angustia y el pánico que vive su personaje sin gestos, gritos ni llantos exagerados, haciéndonos pasar un mal rato tremendo. Si Naomi Watts fue nominada el año pasado al Oscar a la mejor actriz por la lucha por la supervivencia que tan bien retrató en Lo imposible, no me parece descabellado pensar que Bullock también puede optar a ello (al final va a terminar siendo una actriz talentosa y todo, quién lo diría hace diez o quince años). Por su parte, George Clooney parece interpretarse a él mismo una vez más y, aunque la tranquilidad y experiencia que aporta a su personaje supone un perfecto contrapunto al de su compañera de reparto, y su ironía y sentido del humor logran hacernos reír en varias ocasiones, su interpretación me ha resultado más fácil o menos trabajada, por así decirlo, que la de ella.

Ese contraste entre la belleza de las imágenes que vemos y el mal trago que pasamos mientras lo hacemos, o entre la fascinación que nos producen sus elementos técnicos y el desasosiego que nos genera Sandra Bullock, es su mayor logro y lo que hace que me parezca una película más que recomendable. Probablemente, la mejor opción a elegir si tenéis intención de aprovechar la Fiesta del Cine de la semana que viene y aún no la habéis visto.

Ahora que hemos puesto cierta distancia entre nosotros, doctora Stone, confiéselo. ¿A que piensa que soy guapo y que tengo unos impresionantes ojos azules?

.

9 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.