Guerra Mundial Z

WorldWZPost.

Título original: World War Z
Duración: 1 hr 56 mins
País: Estados Unidos
Año: 2013
Director: Marc Forster
Guión: Matthew Michael CarnahanDrew GoddardDamon LindelofJ. Michael Straczynski
Reparto: Brad PittMireille EnosDaniella Kertesz, Pierfrancesco FavinoFana MokoenaJames Badge DaleElyes Gabel, Ludi BoekenPeter CapaldiMoritz Bleibtreu, Ruth NeggaAbigail Hargrove, Sterling JerinsDavid Morse, Michiel Huisman, Matthew Fox
Género: Acción. Thriller. Ciencia ficción. Terror.

Web oficial (española): http://www.guerramundialz.es/

Cartelera y entradas: en este enlace de Sensacine

Mi puntuación:   5,5 / 10

.

Trailer subtitulado en español:

Este viernes llegará a nuestras pantallas Guerra Mundial Z, probablemente la cinta más esperada del verano (con permiso de El hombre de acero). Aprovechando el tirón que el género zombie está volviendo a tener últimamente, en gran parte gracias al tremendo éxito de la serie The walking dead, y estando protagonizada por una estrella del calibre de Brad Pitt, seguro que sus cifras en taquilla asustan más que el propio contenido de la película.

Y es que, a pesar de estar ambientada en un futuro no muy lejano en el que una invasión de muertos vivientes amenaza con ser el fin de la humanidad, la película dirigida por Marc Foster es más bien un thriller de acción que una cinta de terror propiamente dicha, con mayor capacidad para provocar tensión que para dar sustos al espectador.

Estamos ante el típico blockbuster veraniego que, para bien o para mal, no engaña a nadie y ofrece lo que promete: entretenimiento sin mayores pretensiones. Como suele ocurrir en estos productos, sus mayores virtudes las encontramos en el apartado técnico: desde los logrados efectos especiales hasta una banda sonora de tintes épicos aunque un tanto repetitiva (el Isolated System de Muse es un buen tema, pero si se abusa de él puede llegar a cansar, lógicamente), pasando por unas escenas de acción bien rodadas y un puñado de imágenes impresionantes (sobre todo las tomas aéreas que nos muestran el caos que se da entre las aterrorizadas multitudes de gente que huye de los zombies), lo cierto es que visual y sonoramente es impecable. A todo ello hay que sumarle esa tensión de la que hablaba en el párrafo anterior, mérito de un Marc Foster que con su puesta en escena consigue que, aunque en muchas ocasiones podamos intuir lo que va a ocurrir a continuación, incluso en esos momentos estemos intranquilos, incómodos. Especialmente inquietante es la escena casi inicial en la que la familia protagonista descubre lo que está pasando, y tremendamente angustiosa es toda la secuencia que transcurre en el avión.

Pero por otra parte, Guerra Mundial Z contiene todos los defectos o clichés de este tipo de películas. Principalmente un guión infinitamente predecible, basado libremente en una novela homónima de Max Brooks, en el que de antemano sabemos que el héroe será intocable (o, si muere, será al final y salvando a la humanidad), y en el que la trama se muestra de forma muy acelerada y con pocas transiciones, ya que tan pronto nos encontramos en Corea del Sur como en Israel, casi sin darnos tiempo de digerir qué está pasando. Y, por supuesto, aunque la hecatombe sea global y esté ocurriendo en todo el mundo, parece que persigue especialmente al protagonista y que, en lugar de ser él quien tiene que ir a donde está la acción, es la acción la que «va a él» (el ejemplo más claro se da cuando la historia transcurre en Jerusalén, en donde los zombies aprenden a escalar el muro que ha mantenido a salvo la ciudad durante días justo en el único instante que el personaje de Brad Pitt está allí).

Tampoco aporta grandes novedades al género zombie y, aunque en esta ocasión los muertos vivientes parezcan más bestiales y letales que en otras películas en las que parecen más bien aletargados y torpes, la única idea que me ha parecido realmente original y digna de mención es la solución final que se le ocurre al protagonista para poder sobrevivir. Todo lo demás está ya bastante visto. O leído, que tampoco son escasas las novelas sobre esta temática (si os gusta el tema, y por recomendaros alguna, leed la trilogía de Manel Loureiro Apocalipsis Z que, aunque tampoco innova mucho en este tema, está narrada ágilmente, es muy entretenida y se lee con facilidad).

Una muestra claro de su falta de originalidad es la forma tan repentina con la que se desencadena todo. Siempre me ha parecido curioso que tantas películas apocalípticas comiencen con una «plaga» (o lo que sea) que en pocos días se expande por el mundo mientras los ciudadanos no hacen nada hasta que el Gobierno les da instrucciones. Es decir, en un mundo tan globalizado e intercomunicado como el nuestro es entendible que las enfermedades se propaguen más rápidamente… pero también lo hace la información, así que la gente podría tomar medidas antes, por su propia cuenta. Y sin embargo es como si no vieran lo que les viene encima hasta que ya es demasiado tarde. Exactamente lo mismo ocurre, por poner un ejemplo, en otra película de este estilo (no de zombies, pero también apocalíptica) que vi ayer, la española Los últimos días que protagonizan Quim Gutiérrez y José Coronado. Pero bueno, puede que no deba ser tan puntilloso con estos detalles porque al fin y al cabo estamos hablando de ciencia-ficción, de historias irreales.

De todas maneras, pasar una tarde veraniega metido en un cine con aire acondicionado viendo una cinta como esta no me parece una mala opción en absoluto. Y más si está protagonizada por Brad Pitt, probablemente la superestrella de Hollywood (esas que con su sola presencia arrastran masas al cine) con más talento para la actuación que hay en hoy en día. Aquí, en el papel de investigador de la ONU que debe buscar el origen de los zombies por todo el mundo para intentar hallar una cura o una forma de acabar con ellos, no nos ofrece su mejor versión pero aguanta sobradamente el peso de la película por sí mismo. Así que si buscáis evasión sin más, no dudéis en ir a verla porque cumple perfectamente ese cometido.

La Madre Naturaleza sabe cómo disfrazar sus debilidades de fortalezas.

7 espectadores han dejado su opinión

  • Pues vaya. la verdad es que apetecía verla, aunque es cierto que uno se teme esa falta de originalidad. Y además el género de zombies ya sabemos que poco innova…

    Un abrazo.

    • Bueno, por lo menos entretiene. Y sobre el tema de la originalidad, como dices es difícil porque ya está casi todo visto en la temática zombie (y si van a innovar como hicieron los de ‘Memorias de un zombie adolescente’, por ejemplo… casi mejor que no lo hagan, jeje).
      Un saludo, David, gracias por comentar 😉

  • Pingback: Estrenos: 2 de agosto | Toma primera

  • Pingback: Pacific Rim | Toma primera

  • Pingback: Estrenos: 9 de agosto | Toma primera

  • La verdad es que no te aburres en ningún momento, sin embargo, analizándola en profundidad el guión es un auténtico despropósito, je, je. La escena de Jerusalén es de lo más insólito que he visto en el cine, ¡construyen un muro en una gran ciudad en el siglo XXI nadie se entera!, una cosa es que lo que se cuenta no sea creíble pero se acepte por tratarse de una historia de ficción y otra que haya imprecisiones lógicas. Pero bueno, las he visto peores.
    Tiene toda la pinta de segunda parte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.