Snatch: cerdos y diamantes

sncyd.
.
Título original
: Snatch.
Duración: 1 hr 44 mins
País: Reino Unido
Año: 2000
Director: Guy Ritchie
Guión: Guy Ritchie
Reparto: Jason Statham, Stephen Graham, Brad Pitt, Dennis Farina, Alan Ford, Lennie James, Robbie Gee, Ade, Rade Sherbedgia, Vinnie Jones, Benicio del Toro, Mike Reid, Andy Beckwith, Sorcha Cusack, Adam Fogerty, Ewen Bremner, Jason Flemyng, Julianne Nicholson, Velibor Topic, Nicola Collins, Teena Collins
Género: Comedia negra. Thriller.

Mi puntuación:    10 / 10

.

No me gusta demasiado recomendar comedias ya que en mi opinión el humor es algo mucho más personal que, por ejemplo, el drama. Cuando se trata de hacer reír es difícil saber qué tipo de cosas pueden resultar cómicas para el espectador, ya que lo para algunos es tremendamente divertido para otros puede no tener ni puñetera gracia o ser un auténtico coñazo. Por no hablar del paso del tiempo, que afecta mucho más a las cintas de este género que a las de ningún otro. Por ello creo que hay pocas muestras de humor «universal» (por así llamarlo) en el cine, seguramente las obras de Chaplin y no muchas más.

Yo suelo preferir el humor más bien negro, sarcástico y que aborde cualquier tema sin prejuicios, así que si sois de los que preferís un humor más blanco, probablemente Snatch no os gustará demasiado y puede que no esbocéis ni una sonrisa viéndola. En cambio a mí me parece una de las mejores comedias que he visto y la cito sin dudar entre mis películas favoritas. Reconozco que «técnicamente» hablando no es de 10 y que no pasará a la historia del cine, ni mucho menos. Pero cada la vez que la veo (y puede que ya vaya por la docena de visionados tranquilamente) me alegra el día, son 100 minutos de disfrute, diversión y risas, una evasión absoluta. Y eso lo valoro mucho más que cualquier otra cosa, porque es lo que primero que busco cuando me siento a ver algo.

snjsbp

La película narra las peripecias de varios personajes a través de una serie de historias cruzadas en las que se entremezclan promotores de boxeo ilegal, ladrones de joyas adictos a las apuestas, gángsters de poca monta, matones, joyeros judíos (o que pretenden serlo), un ratero ruso, un boxeador gitano que vive en una caravana con su numerosa familia e incluso un perro indomable. Y todo por culpa de un diamante valiosísimo que va pasando de mano en mano y que parece no querer dueño.

Dirigida con el marcado estilo de Guy Ritchie, es decir, con un ritmo trepidante, dando gran importancia a las (buenísimas) canciones que acompañan las imágenes (escribo más sobre la música de la película en el último párrafo de esta entrada porque merece una mención aparte), usando trucos visuales como el buen uso de la cámara lenta y un montaje un tanto «videoclipero», la cinta cuenta con un acertado guión (escrito por el propio director) lleno de diálogos mordaces y repletos de humor negro. Diálogos puestos en boca de los pintorescos y numerosos personajes, tantos que pese a la fantástica y directa introducción que nos presenta a todos ellos en lo que dura una canción, puede costar un poco seguir el hilo de sus historias en los primeros minutos. Son tipos que no tienen nada que ver los unos con los otros pero cuyos caminos se terminan cruzando a través de una serie de situaciones  que se enredan entre sí, algunas de las cuales son realmente hilarantes (impagables las del atraco a la casa de apuestas, la del atropello o la de la explicación de cómo deshacerse fácilmente de los fiambres empleando para ello una granja de cerdos). Todo esto, unido al despreocupado y paródico uso que se hace de la violencia, puede recordar bastante al cine de Quentin Tarantino, sobre todo a Pulp Fiction (otra de mis películas preferidas), aunque son bastante distintas si las analizamos a fondo.

snvjdf

El extenso reparto que interpreta a esa variopinta fauna de personajes es otro de los puntos a favor de la película: Jason Statham tan poco expresivo como de costumbre (pero en este caso eso es perfecto para interpretar a su cínico personaje), Stephen Graham  mostrando una constante cara de pánfilo (¡qué diferencia entre este papel y su Al Capone de Boardwalk Empire!), Alan Ford exagerado e intimidador, Vinnie Jones haciendo prácticamente de sí mismo (difícil saber si disfruta más hoy en día haciendo papeles de matón en el cine o en los 90 cuando hacía lo mismo pero vestido de corto en un campo de fútbol), Benicio del Toro en una actuación breve pero carismática, los divertidos Lennie James, Robbie Gee y Ade, y así hasta completar un largo etcétera de actores. Pero de entre todos ellos destacan sobremanera un espectacular y graciosísimo Dennis Farina, un Rade Sherbedgia que interpreta a un ratero ruso pasadísimo de rosca y un irreconocible Brad Pitt haciendo de boxeador gitano que habla de forma incomprensible (tanto en la versión original como en la doblada, gran labor de los traductores y del actor de doblaje Daniel García, y eso que no era nada fácil). Todos ellos parecen divertirse a lo grande representando sus papeles, y por eso mismo todos están perfectos.

Además, para culminar su mejor película hasta la fecha, Ritchie nos regala un final inesperado y contundente, toda una sorpresa. Si ya en su primer largometraje, Lock & Stock, nos dejó a muchos una grata impresión, con Snatch se superó. Dudo que en el futuro dirija alguna mejor, pero solo por esta cinta se merece toda mi admiración. Como ya comenté al principio, no la recomendaría a todo el mundo porque depende totalmente del sentido del humor de cada uno, pero para mí es inmejorable.

snbor

—¿Londres?
—Sí, ¡Londres! Ya sabes: fish and chips, tazas de té, mala comida, peor clima y la Mary Poppins de los cojones. ¡Londres!

Como también he dicho más arriba, la selección de temas que componen su banda sonora merece algo más que una simple y corta frase. Desde la canción de los títulos de crédito iniciales, Diamond, de Klint, hasta la de los créditos finales, la alegre Don’t you just know it de Huey ‘Piano’ Smith, todos son temazos que siempre asociaré a esta película y sus escenas (si queréis escucharlos en Youtube podéis hacerlo pinchando en el título de la canción): con el famoso Hava Nagila me acordaré de Franky Cuatro Dedos (Benicio del Toro) vestido de judío asaltando la joyería; el Golden Brown de The Stranglers me hará recordar a Tommy (Stephen Graham) tragando saliva y rodeado de gitanos enfadados; el Cross the tracks de Maceo & The Macks Cross me dibujará una sonrisa en la cara recordando la memorable escena del atraco a la casa de apuestas; con el Disco Science de Mirwais me vendrá a la cabeza la magnífica escena de la caza simultánea de la liebre y de Tyrone (Ade); el legendario Ghost Town de The Specials siempre irá ligado a los gángsters más inútiles del mundo saliendo del bar en el que conocieron a la ‘Desert Eagle 5.0’; con el Angel de Massive Attack pensaré en la caravana incendiada y un rabioso Mickey Ojos Azules (Brad Pitt); y con el F**kin’ in the Bushes de Oasis (mi canción preferida del mítico grupo británico, precisamente por ser una de las más rockeras y atípicas de su discografía) me vendré arriba pensando en la pelea final. Me gusta (o mejor dicho, tolero) incluso el inevitable tema de Madonna, Lucky Star, y eso que para el cine fue una pena la relación del director con la cantante, ya que pasó de dirigir cintas como esta Snatch o Lock & Stock a Barridos por la marea. Veremos si ahora que lo han dejado vuelve por la «buena senda», aunque de momento parece que ha optado por la vía comercial con sus Sherlock Holmes.

.

3 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.