Lo imposible

Mi puntuación:  7 / 10
.

.

Trailer:

Aprovechando la celebración de la Fiesta del Cine (gracias al pase que me dejó una amiga) no podía dejar de ir a ver la película española que está arrasando las taquillas (a día de hoy es el estreno más taquillero de la historia en los cines españoles y la cinta más vista en 2012 en nuestro país).

Al principio del año era una de las películas que tenía marcadas en rojo pero, viendo el revuelo que se ha montado en torno a ella, con hordas de gente acudiendo a los cines a verla, las historias de personas llorando en las salas o incluso las decenas de mareos y desmayos que ha provocado, la verdad es que se me habían quitado bastante las ganas de hincarle el diente. Y más viendo que la opinión del público en general casi se dividía únicamente o bien en «peliculón, obra maestra» o bien en «culebrón». Lo que está claro es que el exceso de publicidad que se le ha dado provoca estas cosas, para bien o para mal mucha gente no es justa a la hora de valorar este tipo de películas.

A mí no me ha parecido ni tanto ni tan calvo, pero si tuviera que quedarme con una de las dos opciones, elegiría más bien la primera ya que durante gran parte del metraje estamos ante una película dura, dolorosa y contundente, en la que se nos muestra una impresionante lucha por la supervivencia. Aunque hacia el final, la última media hora más o menos, es verdad que la cosa adquiere ciertos tintes de telenovela. Pero en general esto no me ha molestado tanto como para decir que no me ha gustado la película o que es un bodrio lacrimógeno. Al contrario, yo no soy una persona que se emocione fácilmente y aun así el sabor que me ha dejado es realmente bueno (y ya la vi hace varios días, no estoy escribiendo «en caliente»).

¿Es manipuladora? Pues sí, pero a mí no me importa que me intenten llevar al «huerto sentimental» siempre que lo hagan de forma lógica, con una historia buena, directa y sin forzar demasiado las cosas. La lista de Schindler, por ejemplo, también es maníquea como pocas y no por ello deja de parecerme una obra casi maestra. El problema es esa parte final de la que hablaba antes, en la que sí que se torna un tanto efectista por momentos (es posible que todo sucediera así, pero…) y que tiene unos diálogos bastante simples y tópicos. Aunque para mi gusto esto no empaña la función como parece que opinan algunos, ni mucho menos. Lo que sí que me ha resultado realmente molesto en ese tramo final es la música atronadora, intentando emocionar al espectador como sea. Me parece un recurso lamentable, y no hablo solo de esta película. Así a bote pronto solo recuerdo que me gustara el abuso de la música en Réquiem por un sueño, pero ahí encajaba bien con el tono alucinógeno que buscaba imprimir Aronofsky a su película.

Siguiendo con Lo imposible, lo primero que hay que destacar el buen hacer de Bayona. En El orfanato ya demostró ser más que competente a la hora de crear escenas de tensión, y aquí va un paso (o dos) más allá. Hay momentos realmente angustiosos, sobre todo en la parte que se centra en Naomi Watts, en la que consigue hacernos sufrir y pasar un mal rato también a nosotros viendo las desventuras de la protagonista. Además, rodar una cinta de estas características no tiene que ser nada fácil y el director catalán lo hace de manera impecable y con gran pulso. La fotografía y los efectos especiales también aportan lo suyo, que no es poco.

Y el último punto a destacar son las actuaciones. McGregor está bastante bien, pero en mi opinión es Naomi Watts la que realmente brilla. Me parece más convincente su  retrato del dolor que el de la desesperación que hace Ewan. Y los niños también sorprenden gratamente, sobre todo Tom Holland. Vaya debut (si no me equivoco) del chaval, hay momentos en los que carga él solo con todo el peso de la película y mantiene el nivel de los actores adultos sin problemas.

Voy a terminar rebatiendo otro aspecto criticadísimo de la cinta: el hecho de que solo se vea el sufrimiento de gente europea o americana (los «rubios», como he leído despectivamente en muchas partes) dejando de lado el de la población tailandesa. Yo creo que esto es criticar por criticar, estamos hablando de una película de ficción (aunque esté basada en hechos reales), no de un documental, por lo que no comprendo que la gente se sienta «estafada» por esta idiotez. Claro que podría haberse hecho la misma película centrada en la historia de una familia tailandesa, ¿pero realmente hubiera sido mejor por ello? A mí desde luego me parece que no, que a la hora de retratar la lucha por sobrevivir y la angustia e impotencia de estar perdido sin saber nada de los tuyos, la nacionalidad importa más bien poco porque en este tipo de situaciones seguro que todos somos más iguales que nunca, seamos de donde seamos.

Lo que más me asustó fue despertarme y ver que estaba solo, eso fue algo aterrador.

.

10 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.